Our Facebook

Bahía de Halong: Un Mundo de Misterio Vietnam

La Bahía de Ha Long es probablemente donde usted se encontraría. Majestuoso y misterioso, la Bahía Halong de Vietnam es una posición impresionante con más de 2000 islas increíbles dentadas y la rebelión de islotes en las aguas de esmeralda del Golfo de Tonkin.

Cuando viaja a Sapa, Vietnam

Los viajeros a Sapa en verano pueden sentir el clima de cuatro estaciones en un día. Por la mañana y tarde, es chulo como el tiempo de primavera y otoño. En el mediodía, es tan asoleado y despejado como el tiempo de verano. Y hace frío por la tarde.

Televisión de EE.UU destaca la atracción turística de Vietnam

KPVI News 6, la estación local NBC (la Empresa nacional de Difusión ), afiliada para Idaho, ha aconsejado que turistas internacionales viajen a Vietnam para llegar a conocer " la estrella creciendo de la Asia del Sudeste ".

Descubre los sitios de UNESCO de Vietnam

El autor escogió 4 sitios de UNESCO en Vietnam para su descubrimiento: Bahía Halong, Hanoi, Hue, y Hoi An . Estos sitios son hermosos y pacíficos.

La Bahia de Halong, viajes Vietnam

Paisaje fascinante de islas e islotes en Vietnam.

Tuesday, September 6, 2016

Lecciones sobre Indochina que te animarán a hacer la maleta

Cada vez está más de moda ir a Tailandia y, de paso, visitar Camboya y/o Laos. ¿Y por qué no hacer un ‘Good Morning Vietnam’? Por supuesto. Indochina tiene una magia especial que llama a muchos viajeros y les invita a realizar una escapada más larga de lo habitual. Pero, ¿qué podemos aprender de este destino tan polivalente? Os apuntamos algunas de las cosas que más nos sorprenden, nos hacen reflexionar y nos enamoran de la península asiática.

Kok Phi Phi, Tailandia
Phi Phi, Tailandia

1. Todo se consigue más rápido con una sonrisa. Esta es una de las claves para entender países como Tailandia. No conseguirás nada subiendo la voz, y mucho menos enfadándote con ellos. Pero si les sonríes y les pides las cosas con cortesía te abrirán hasta las puertas de sus casas. Vale la pena intentarlo.

2. Hay un lema básico para comprar. Y no es otro que el ‘Same, same, but different’ (‘igual, igual, pero distinto’), que hace referencia a las copias de todo tipo de objetos, desde cuadros de Andy Warhol hasta zapatos de alta gama. ¿Pensabais que los chinos eran los maestros de las copias? Pues visitad calles como Khao San Road de Bangkok.

3. Es hora de afrontar prejuicios, sobretodo culinarios. Nos referimos a esos animales que muchos nutricionistas prevén que se convertirán en la comida de futuro: los insectos. Un kilo suele costar 60 céntimos y, aunque nos de mucho reparo, son nutritivos, crujientes y sabrosos. Es hora de zarandear nuestras papilas.

Bangkok Comida
Bangkok La mejor comida

4. Los monjes hacen la mili. Bueno, más o menos. Porque en estos países es tradición convertirse, durante tres a doce meses, en monje budista. Aunque no es obligatorio, la creencia Theravada dice que quiénes lo hacen dan la oportunidad a sus padres de reencarnarse en una vida mejor. ¿El resultado? Decenas de monjes paseando por la calle.

5. Nunca digas Saigón. Los vietnamitas sólo se refieren a la ciudad con el nombre actual de Ho Chi Min City,en honor al líder de la revolución comunista. Fueron los franceses los que pusieron el nombre de Saigón en 1862, y también a la zona que rodea la metrópolis: la no tan lejana Conchinchina.

6. El ingenio bélico no tiene límites. Y es que derrotar a una superpotencia como Estados Unidos tiene bastante mérito. La Guerra de Estados Unidos (que es como se conoce aquí a “La Guerra de Vietnam”) activó la creatividad de los soldados vietnamitas. Los diminutos túneles de Cu Chi, a una hora de Ho Chi Min City, recorren más de 200 km de escondite subterráneo e incluyen diversas trampas mortales.

Chi Los diminutos túneles de Cu Chi
Los diminutos túneles de Cu Chi

7. El Mekong es metafísico. Las abruptas montañas de Laos hacen muy difícil cruzar la frontera entre este país y Tailandia, por lo que muchos turistas prefieren pasar un par de días sobre un barco de madera –durmiendo, eso sí, en tierra firme- hasta llegar a su destino. Viajar sobre el río Mekong es algo inolvidable: sin cambios, sin movimientos, sin velocidad. El lugar ideal para platearnos qué queremos hacer en la vida.

8. Y cruzar la calle todavía más. Me lo decía un chico vietnamita sobre Hanoi, la ciudad con más motoristas del mundo: “cruzar la calle es una metáfora de la vida. Tienes que dar un primer paso, mantenerte firme en la decisión y seguir avanzando. No puedes retroceder, ni pararte en seco, porque te atropellarán. Tampoco puedes esperar a que los motoristas paren por ti. Tienes que mirar al frente, y avanzar”.

9. El caos puede echarse de menos. Nadie en su sano juicio puede defender el tráfico de capitales comoHanoi, Bankok y Nom Pen. El calor acostumbra a ser asfixiante, las motos no siguen ningún tipo de indicación y no hay ni orden ni sentido en la ciudad. Estresante, sí. Pero cuando volvemos a nuestra calma circulatoria no podemos evitar echar un poco de menos ese simpático caos.

Existen muchas modalidades para navegar por el Mekong Existen muchas modalidades para navegar por el Mekong

10. Eres un dólar con piernas. Para los autóctonos no hay diferencia entre australianos y europeos que van a buscar fiesta, mujeres jóvenes o inspiración espiritual. El turismo en Indochina no deja muy buen sabor, y sólo hace falta ver los centros occidentales repletos de bares con fútbol y Los Simpson, camisetas de Padre de Familia o el river tubing, un deporte completamente absurdo practicado en Vang Vieng, en Laos.

11. El trabajo es lo primero. Y es que la mayoría de gente trabaja todo el día, desde la mañana hasta altas horas de la noche. Es por eso que siempre, siempre hay gente en la calle, vendiendo, comprando o intercambiando productos y servicios.

12. Los conductores de tuk tuk mienten. Jamás te puedes fiar de un conductor que te proponga un viaje baratísimo, porque en realidad te va obligar a parar en diversas tiendas para llevarse una comisión. No lo tomes a mal, simplemente hazle saber que conoces las reglas del juego. Y diviértete observando los sonidos que tienen para llamar a los turistas: ¡pshh, hey, aaa!

 Tuk-tuk budista en Camboya
 Tuk-tuk budista en Camboya 

13. Eres mucho más tacaño de lo que pensabas. De pronto, pagar un euro por un café o cinco dólares por una cena te parece algo disparatado. No quieres que te tomen el pelo, pero quizá estás exagerando un poco. Aunque Indochina puede sacar todo lo metafísico que hay en ti, también puede hacer aflorar tu yo más tacaño.

14. Las pelotas de ping pong existen. Y se usan para cosas que nuestras madres nunca podrían soportar. Si vas al centro de Bangkok y te encuentras a un señor haciendo un sonido con la boca, como de una pelota saliendo de un agujero, es que te están invitando a visitar el barrio rojo. Ya sabéis, para ver aquello que hacía Winona Ryder en la película de South Park.

15. Angkor no se puede ver en un día. Ni posiblemente en una vida. El imprescindible conjunto de templos del siglo IX se expande sobre 400 kilómetros cuadrados de jungla camboyana. Casi nada. El símbolo por excelencia es la ‘Ciudad del Templo’ o Angkor Wat, pero éste es sólo el inicio de la aventura.

Angkor wat - camboyaLas ruinas del templo de Angkor Wat, Camboya

16. La Full Moon Party es la fiesta de referencia. Se celebra una vez al mes en la playa de Haad Rin, en la isla tailandesa de Ko Pha Ngan. Empezó con 20 turistas con ganas de bailar bajo la luna en 1985, y ahora reúne a miles de ellos, que se pintan con colores fluorescentes y acaban completamente embriagados. Una auténtica imposición fiestera.

17. Los genocidios no interesan a los medios de comunicación. Y esa es una de las razones por la que, durante años, no se publicó nada sobre la situación camboyana. Pol Pot, estudiante de la Sorbona de París y líder de los Jemeres Rojos, volvió a su país natal para instaurar un durísimo régimen que aniquiló a una cuarta parte de la población, incluidos urbanitas, intelectuales, políglotas y gente con gafas. Y hablamos de 1975. 

Fuenta: traveler.es

Tuesday, April 12, 2016

Diez cosas que ver en Laos

A la pregunta de qué ver en Laos, respondemos con diez cosas que ver en Laos, uno de los destinos más auténtico y menos explotado turísticamente del Sudeste Asiático
1. El conjunto histórico de Luang Prabang.
El viajero sagaz puede admirar en Luang Prabang un paisaje urbano declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad por considerarlo una armoniosa combinación de elementos arquitectónicos tradicionales laosianos y otros específicos del urbanismo colonial de los siglos XIX y XX.
Luang Prabang, Viajes Laos
2. La venerable That Luang, símbolo de la nación de Laos.
La estupa sagrada de That Luang, en Vientián, es considerada tanto un símbolo nacional como un lugar de fervor religioso, pues se cree que existe desde el siglo III de nuestra era y que contiene una reliquia de Buda.
Pha That Luang - Diez cosas que ver en Laos
3. Wat Sisaket, el superviviente de Vientián.
Construido a principios del XIX, el Wat Sisaket es el único templo de la ciudad que quedó en pie tras la ocupación siamesa de la ciudad en 1828. Los nichos de su patio acogen centenares de imágenes de Buda en diversos tamaños y posturas.
Wat Sisaket, Laos
4. Los saltos de agua de Tad Fane.
Dentro del Área Natural Protegida de Dong Houa Sao, en la provincia sureña de Champasack, el viajero puede admirar dos saltos de agua de unos 120 metros de altura en un entorno exuberante de bosque de altura, cultivos de té, café y cardamomo.
Saltos de agua de Tad Fane, Vacaciones Laos
5. El mercado nocturno de Luang Prabang.
Diariamente activo desde el atardecer (17 00h) y hasta más allá de las nueve de la noche, el mercado nocturno de Luang Prabang ofrece una amplia gama de artesanía local y tribal a buenos precios. Aunque muy turístico, resulta especialmente tranquilo y sosegado, teniendo en cuenta los estándares asiáticos. Imprescindible entre cosas que ver en Luang Prabang.
Mercado nocturno de Luang Prabang
6. Wat Phu, la huella del imperio jemer en Laos.
Wat Phu El esplendoroso imperio jemer dejó en Wat Phu otro extraordinario ejemplo de su poder y talento arquitectónico y artístico. Aquí el viajero puede contemplar un paisaje cultural de más de mil quinientos años de antigüedad en excelente estado de conservación.   
Wat Phu, la huella del imperio jemer en Laos.
7. Si Phan Don o las Cuatro mil islas.
Si Phan Don - Diez cosas que ver en Laos El archipiélago fluvial de Si Phan Don, también conocido como las 4.000 islas, la mayoría de ellas deshabitadas, es un auténtico paraíso tropical en la frontera con Camboya y bañado por el río Mekong. El viajero sagaz disfrutará aquí de una gozosa y sosegada comunión con un medio natural impoluto y la apacible y sencilla vida de sus (pocos) habitantes.   
Si Phan Don o las Cuatro mil islas.
8. Vang Vieng, un paraíso del turismo activo.
Vang Vieng Si hay una capital del turismo activo para jóvenes viajeros en Laos es Van Vieng. La belleza escénica de su paisaje de formaciones calcáreas, cuevas, grutas y fenómenos kársticos alrededor del río Song constituye un escenario ideal para prácticas de trekking, escalada, kayak.   
Vang Vieng, un paraíso del turismo activo.
9. Buddha Park, la mayor extravagancia de Laos.
Buddha Park - Diez cosas que ver en Laos En las afueras de la ciudad de Vientián se encuentra uno de los parques más insólitos de Indochina, Xieng Khouan Buddha Park, un parque religioso a orillas del río Mekong que contiene más de 200 estatuas de Buda y otras figuras del credo hinduista que nacieron de la muy curiosa mente de un místico del siglo XX que profesaba una mezcla de budismo e hinduismo.   
Buddha Park, la mayor extravagancia de Laos.
10. Kuang Si.
Kuang Si Kuang Si es un destacable conjunto de cascadas, saltos de agua y piscinas naturales de aguas azules que se pueden disfrutar a poco más de 30 kms de Luang Prabang: una experiencia de viaje muy recomendable en los meses más calurosos.
Kuang Si, Viajes Laos
Fuente:turistaloserastu.es

Tuesday, January 12, 2016

Viajeindochina ha lanzado su website para reservar sus viajes para los clientes que hablan portugués

Al continuar el éxito en el mercado de los clientes hispanohablantes, Viajeindochina sigue ampliando su mercado para los clientes que hablan portugués como los de Brazil o de Portugal.
La página web http://www.viajeindochina.com/pt  utiliza el portugués como el idioma oficial para comunicar con sus clientes. La página web ofrece muchas informaciones muy útiles sobre los destinos de viaje de Sudeste asiático como: Viet Nam, Laos, Camboya, Tailandia y Birmania.
viajeindochina website
La dicha página ofrece también los itinerarios especializados de cada país o itinerarios combinados entre estos países. Los grupos de clientes pueden ser desde una persona hasta un grupo numeroso que viajan con diferentes propósitos como pasar luna de miel; turismo especializado, etc...Viajeindochina les ayuda a diseñar los viajes a su medida de forma segura y cómoda.
viajeindochina website

La página web fue montado con los lenguajes informáticos más nuevos, muy detallados y fácil de entender...todo esto les ayuda a encontrar lo que les interesa en un mínimo tiempo. "Tenemos mucha suerte de ser una de las primeras agencias de viaje en Viet Nam que trabaja con los clientes que hablan el portugués . Y nos agrada mucho al recibir a los buenos comentarios de los turistas satisfechos de nuestros servicios y al saber que nuestra agencia les está  brindando una buena e inolvidable experiencia durante su estancia en esta zona asiática" - dijo Nam Thach Quang - el director de Viajeindochina.
viajeindochina website
viajeindochina.com

Monday, November 2, 2015

Viajes a Luang Prabang y el norte de Vietnam


Carretera en Luang Prabang
Carretera en Luang Prabang

Disfrutando de la vida relajada en Luang Prabang

Una vez finalizadas las dos semanas de voluntariado continúo mi viaje hacia el norte de Laos. Me dirijo a la ciudad legendaria de Luang Prabang, a unas 5 horas de viaje dirección norte, que discurren por grandes montañas cubiertas de vegetación y subidas y bajadas que hacen que la vieja furgoneta se resienta.

Una vez en la estación de autobuses comparto un tuk tuk para ir hacia el centro de la ciudad a buscar mi alojamiento. Desde el principio se aprecia una ciudad tranquila y muy diferente a otras grandes urbes asiáticas. La vida monástica, perceptible en la cantidad de monjes y templos distribuidos a lo largo y ancho de la ciudad, la influencia francesa y el río Mekong son los principales atractivos de la ciudad.

La calle principal recorre la mayoría de los templos, el Museo de la Ciudad y la entrada a las escaleras del Monte sagrado Phousi. El primer día lo disfruto paseando tranquilamente por la ciudad, entrando en la mayoría de templos y descubriendo un poco más la vida monástica, sus rituales, sus residencias y costumbres. Para comer existen diversos restaurantes de noodles (recomendable el que se encuentra en la calle principal antes de llegar al río), la zona del mercado, con sandwiches y fruitshakes y muchos restaurantes con comida laosiana y francesa.

Puesto de comida en Luang Prabang
Puesto de comida en Luang Prabang
Luang Prabang
Luang Prabang
El día siguiente me decido a alquilar una moto de 50cc semiautomática con un viajero eslovaco que conocí en el mercado. Tras firmar el contrato y asergurarle que he conducido antes una moto me dispongo a utilizarla por primera vez para ir a las catarátas KaungSi, a 35 kilómetros de Luang Prabang. La carretera es mejor de lo que podía esperar, con tráfico constante de tuktuks y motos y atravesando pequeñas aldeas. La libertad de la moto es incomparable. El poder parar a visitar pequeños pueblos, comprar fruta o productos locales e ir disfrutando del paisaje hacen el trayecto tan interesante como el propio destino. Al llegar a las catarátas sobre las 5 de la tarde, las descubro casi vacías lo que crea una atmósfera de tranquilidad en la naturaleza muy agradable.

El último día en Luang Prabang lo dedico a descansar paseando por sus calles, disfrutando de sus placeres gastronómicos y organizando mi viaje a Hanoi.

Trafico de motos en Hanoi
Tráfico de motos en Hanoi

Camino a Hanoi

A las 18 cojo un autobús que durará, teóricamente, 24 horas. La otra manera de llegar a Hanoi es comprando un billete de avión, que con antelación puede llegar hasta unos 60€. Sim embargo, al no tener interés en tener que llegar a una cierta fecha a Hanoi decidí, em su día, no reservarlo. El bus es sin lugar a dudas el peor trayecto que he realizado en mi viaje. Entre el calor durante el día, el frío debido al aire acondicionado por la noche, las paradas sin ningún orden ni duración determinada, el poco espacio para dormir y la cantidad de gente hacen que sea imposible no estar constantemente mirando el reloj contando las horas que quedan hasta Hanoi. Finalmente tarda “sólo” 30 horas y llego a Hanoi con dolor en toda la espalada y con ganas de comer algo y estirar las piernas.

Hanoi
Hanoi

El siguiente dia lo dedico a visitar la bulliciosa Hanoi. Es apreciable el contraste entre la calma, tranquilidad y naturaleza de Laos y el sonido de los claxon, motos y gente en Hanoi. Dedico parte del día a negociar los billetes para ir a Sapa.

Hanoi es una ciudad grande del sudeste asiático en la que confluyen barrios tradicionalea y poco visitados con grandes calle turísticas llenar de mercados y guesthouses. La zona de la Ciudadela, la Plaza de Lenin y el Templo de la Literatura bien merecen una visita. Al igual que un paseo por el museo de Ho Chi Min y la gran plaza y la Pagoda de un solo pilar.

Tapiz verde sobre Sapa
Tapiz verde sobre Sapa
Chavales en Sapa
Chavales en Sapa

Visita a Sapa

El próximo día a las 21 me montó en el Sleeping Bus hacia Sapa. Éste es mucho mejor que el que me trajo hasta Hanoi pues los sitios son individuales y el trayecto mucho más corto. En Sapa, nada más bajar, se aprecia una temperatura mucho más fría (y agradable) que me hace utilizar la sudadera por primera vez en mi viaje. La ciudad está rodeada por montañas y en sus calles de mezclan turistas, población de la ciudad y de los pueblos del valle, diferenciables claramente por sus vestimentas tradicionales.

Campos de arroz en Sapa
Campos de arroz en Sapa
Decidí hacer el trekking por mi cuenta, siguiendo los caminos e indicaciones que existen y creo que fue un gran acierto. Además de ahorrar el dinero guía, tuve tiempo para hacer fotos, parar a diafrutar del paisaje e ir a mi propio ritmo. La senda hacia el pueblo de Lao Chai es impresionante. Los tonos de verde se mezclan en las empinadas laderas de las montañas por las que corren riachuelos y corretean niños descalzos y niñas vendiendo pulseras o bolsos a los viajeros.

Panorámica a Halong Bay
Panorámica a Halong Bay

Descubriendo Halong Bay

Mi próximo destino será la isla de Cat Ba, en la Bahía de Halong. En Hanoi existen numerosas agencias con tours para dormir y ver el amanecer en el barco, pasar la noche en bungalows a pie de playa y muchas más opciones. Decidí comprar el paseo turístico solo a la ida, para tener una imagen de la bahía completa.
La primera impresión no pudo ser peor, barcos repletos de turistas, retraso y mala organización y agua sucia. La visita organizada a las cuevas auguraba un desastre seguro, iluminación de colores, escaleras talladas en la piedra y papeleras con forma de pingüino que hacen del lugar un horror y eliminan todo el encanto natural.

Playa en una de las islas de Halong Bay
Playa en una de las islas de Halong Bay
Los dos días que permanecí en Cat Ba los dediqué en recorrer la isla en moto el primero y hacer kayak por la Bahía de Lan Ha el segundo. El kayak fue posiblemente una de las mejores experiencias del viaje. Poder recorrer las playas diminutas y desiertas de isla en isla, disfrutar del encanto de las vegetación, el silencio y la tranquilidad es una experiencia única e imposible de explicar. Recomiendo a cualquier persona que viaje por Vietnam o el sudeste asiático que visite esta maravilla de la naturaleza.

La calma sobre las aguas alrededor de Halong Bay
La calma sobre las aguas alrededor de Halong Bay
Para volver a Hanoi la mejor opción es por Haiphong, más económico y rápido.
Tras volver a Hanoi proseguiré mi viaje hacia el sur de Vietnam.

Fuente: viajablog.com
Soporte: viajeindochina.com


Friday, June 26, 2015

Todos lo que tiene que preparar en el botiquín de viaje

Cuando unoprepara un viaje, sea cual sea el destino, su duración y la forma de realizarlo, debe plantearse en llevar consigo un botiquín básico para situaciones imprevisibles que pueden suceder durante nuestra estancia fuera de casa. No quiero ser agorero ni pesimista, pero hay que ser previsor y estar preparado ante cualquier contratiempo para que nuestro viaje no se convierta en una pesadilla. Y como precisamente estoy preparando mi viaje a Laos y Camboya he creído oportuno hablaros del botiquín que voy a preparar para llevarme conmigo. Yo no soy de los típicos “viajeros-farmacia ambulante” que llevan de todo pero esta vez al estar casi 3 semanas por el sudeste asiático voy a tener que aplicarme en el asunto ( pero sin pasarme que la mochila no puede pesar una tonelada…). 


No todos los viajes son iguales así que mis recomendaciones se basan en este viaje que voy a realizar al sudeste asiático sin rumbo fijo y mochila al hombro, lo que me va a suponer preparar a conciencia un buen botiquín que me saque de algún apuro ocasional. Os cuento que llevar en el botiquín de viaje:

1. Analgésicos/antitérmicos: paracetamol ( para la fiebre) e ibuprofeno son fundamentales.

2. Antialérgicos/Antihistamínicos: antihistaminicos orales o un corticoide local para alergias, picaduras….

3. Antibióticos: sólo se utilizan en caso de no poder acudir al médico y ante la presencia de fiebre alta. Según me recomienda sanidad exterior, ” la asociación amoxicilina-ácido clavulámico puede ser una buena alternativa” ( si alguien se entera de que quiere decir esto me lo explique por favor..).

4. Antidiarréicos: En caso de diarrea leve o mederada nos suelen recomendar dieta absoluta 24 horas y muchas sales de rehidratación oral ( Sueroral) y zumo de limón. Si la diarrea se reduce se pueden usar antidiarréicos como el spiraxin. Y el almax nunca viene mal cuando el estómago protesta más de la cuenta.

5. Termómetro: nunca está de más ya que ocupa poco y pesa menos aún.



6. Protectores solares: Fundamentales para tener nuestra piel protegida. Cremas para cara y cuerpo con filtro solar alto o pantalla total.

7. Materiales de cura: gasas estériles, esparadrapo, tiritas, solución antiséptica ( llámese betadine), tijeras…..

8. Desinfectantes de agua no potable y sales de rehidratación oral: El agua en mal estado es una de las principales causas de contagio del viajero. Si por alguna causa nos inoportuna la temida diarrea del viajero, hay que rehidratarse mucho.

9. Repelentes de mosquitos y otros insectos: Sobre todo si se va a zonas tropicales donde los mosquitos acosan o con contagio de malaria. Llevar repelente que contenga estas siglas: DEET. En mi caso llevaré relec extra fuerte, que me fue bien en el anterior viaje a Tailandia. 

10. Si se va a zonas de riesgo llevar la medicación para el paludismo o la Malaria. Nosotros llevaremos Malarone, que dicen no tiene muchos efectos secundarios….ya os contaré porque todavía no sé si la tomaré…

Puesto callejero en Bangkok
Y termino con unos consejos generales para evitar contraer el cólera u otras enfermedades trasmitidas por el agua y los alimentos. Lo primero es viajar debidamente vacunado pero no está de más recordar algunas precauciones a tener en cuenta y que son válidas para viajar a países donde las condiciones higiénicas no son como debieran:

– Comer alimentos bien cocinados y servidos todavía calientes ( platos cocinados y guardados durante horas son un foco de infección).

-Evitar consumir pescado y marisco crudo.

– Consumir sólo leche envasada y derivados lácteos debidamente higienizados.
– Los helados, si no es muy fiable el establecimiento, es mejor no probarlos ya que pueden estar  contaminados.

– Cuidado con la comida en los puestos callejeros, pueden resultar peligrosa ( asegurarse antes que hay “un mínimo de higiene” en el puesto).

– Beber solo agua embotellada o desinfectarla si fuera necesario. El té, café, zumos embotellados, vino o cerveza embotellada ( menos mal…) puede consumirse con tranquilidad.

– No tomar hielo, a menos que se esté seguro que se ha preparado con agua segura.

– Evitar cepillarse los dientes con agua insegura. Usar agua embotellada, que es más segura. 


  Una buena frase del ministerio de sanidad exterior resume como tomar alimentos en nuestro viaje: “cocinado, pelado o no tomado”
Y si todo el arsenal médico que llevamos no es suficiente, que mejor que llevar contratado un seguro de viajes para tener las espaldas bien cubiertas. Nosotros lo tenemos con IATI Seguros porque varios viajeros me han hablado maravillas y después del encuentro de bloggers de Gredos quedamos encantados con ellos.

Como suponéis no soy un entendido en estos temas médicos, ni mucho menos. El sentido común y algunas recomendaciones de sanidad exterior nos deben bastar para que nuestros viajes sean más seguros y disfrutemos de uno de los mayores placeres que hay en esta vida.

Monday, June 22, 2015

7 trucos de lujo para ahorrar dinero en el sureste asiático

Con alojamiento, comida y cerveza barata, el sureste asiático es el destino perfecto para cualquiera que viaje con un presupuesto ajustado. Vietnam, Camboya, Laos o Tailandia. Da igual dónde vayas; el sureste asiático con poco presupuesto no tiene secretos. Pero el coste del transporte, los desplazamientos y los suvenires porquería pueden hacer que acabes pagando más de lo que esperabas. Aquí tienes ocho trucos de lujo para asegurarte de que estos extras no te dejan sin blanca.

1. Escoge autobuses o trenes nocturnos
Siempre que puedas, intenta reservar un autobús o tren nocturno. El transporte de larga distancia en el sureste asiático es baratísimo y la red, bastante extensa. Muchos autóctonos escogen viajar de noche porque los billetes son más baratos y el viaje, relativamente cómodo. La mayoría de trenes y autobuses tienen literas o asientos reclinables y aire acondicionado. Hay viajeros a quienes no les gusta viajar de noche por temas de seguridad, pero conlleva el mismo riesgo que viajar de día; simplemente asegúrate de no perder de vista tus pertenencias y estate atento a tu alrededor. Te ahorrarás una noche de alojamiento y no tendrás que sacrificar tiempo de día que podrías invertir en visitar templos o tomar el sol.

Autobuses en Vietnam
                                                              Autobuses en Vietnam

2. Escoge un asiento en vez de una litera
Si decides viajar de noche en tren, los asientos son la opción más económica. Lo más sensato sería escoger una litera (suele haber cuatro camas en dos niveles por compartimento), pero a menudo están llenas de chinches. No te equivoques, los asientos no es que sean como ir en primera clase, pero al menos tienes más espacio vital y son totalmente reclinables; y además son la opción más barata si quieres comodidad básica. Actualmente, están renovando los trenes en Vietnam y los vagones de los años 60 y 70 se cambian por modelos coreanos más modernos. Tendrás las mismas comodidades en un asiento que en una litera, incluido el aire acondicionado y el carrito de comida. Lo que no te puedes olvidar son los tapones para los oídos. 

3. Come comida callejera 
Hay muchos viajeros que no se acercan a la comida callejera por miedo a indigestiones o cosas peores. Pero la verdad es que en las calles del sureste asiático se pueden encontrar alimentos de lo más fresco y barato. Pagarás más por comer «comida occidental» comparado con la minucia que pagas por probar cosas muy sabrosas (desde fideos con pollo a donuts de sésamo) en los puestos callejeros. Los vendedores compran sus productos frescos cada mañana en los mercados locales, así que seguro que comerás algo auténtico. Escoge un puesto popular, haz como los autóctonos y adelante.

Comida callejera Hanoi, Vietnam
                                                       Comida callejera Hanoi, Vietnam

4. Bebe Bia Hoi
Con la bebida, escoge lo autóctono si no puedes salirte de presupuesto. Cada día, sobre las cinco de la tarde, las cafeterías de Vietnam salen a la calle y llenan las aceras de mobiliario de plástico rojo y botes de palillos. Esto solo significa una cosa: la hora de la Bia Hoi. O sea, pintas a 10 céntimos y tapas asiáticas, como espinacas fritas y dumplings de ternera a unos 50 céntimos el plato. Pilla un taburete y observa el mundo mientras te hartas por casi nada. Este ritual diario es bastante común en todo el sureste asiático y cada país o ciudad tiene su versión de la Bia Hoi, la cerveza fabricada en Hanói. Aprovéchate de estos precios ridículos, prueba comida casera de lo más sabrosa y conoce gente del lugar.  

Bebe Bia Hoi Hanoi, Vietnam
                                                             Bebe Bia Hoi Hanoi, Vietnam

5. Regatea
No tengas vergüenza si quieres conseguir una ganga. Asegúrate de regatear en los mercados si quieres pagar el mejor precio por cualquier cosa, desde te o café a objetos de diseño de imitación. Los tenderos al menos esperan que pidas un descuento, así que no hay de qué avergonzarse. A menudo el precio sube cuando se dan cuenta de que eres turista, así que hay margen para negociar el precio de ese bolso «Prado» o esas zapatillas de seda. Sé tozudo y conseguirás más de una ganga, además de tener más calderilla para la Bia Hoi.  

6. Deja el cepillo de dientes en casa
La mayoría de albergues y hoteles baratos del sureste asiático ofrecen cepillo y pasta de dientes gratuitos, jabón y hasta maquinillas de afeitar. Ni que decir tiene que no son de la mejor calidad, pero sirven para lo que sirven y así te ahorras comprar todas estas cosas que a menudo cuestan bastante dinero. Además, te ahorrarás un poquito de espacio en la maleta para meter otro bikini o un libro para leer en la playa. 

7. Fija el precio del taxi antes de subir 
Si quieres ir sobre ruedas, los tuk tuk y los taxis abundan en la mayoría de ciudades y pueblos. Sin embargo, antes de subir asegúrate de fijar el precio del trayecto e intenta pedir un descuento. Así te aseguras que el precio del viaje no suba por las nubes una vez hayas llegado a tu destino. Asegúrate de saber la dirección exacta de dónde quieres bajarte. Es sabido que los taxistas dan vueltas y pasan por agencias de viajes y hoteles para intentar convencer a los viajeros para que reserven un tour o cambien de alojamiento para luego cobrar más por el viaje extra. Fijar el precio y saber a dónde te diriges te ayudará a evitar momentos como este y  que no te tomen el pelo.

Tuk Tuks Bangkok, Tailandia

Source: skyscanner.es
Support: viajeindochina.com 

Friday, July 25, 2014

Río Mekong entre los principales cruceros de cinco ríos en Asia

El Reino Unido Daily Telegraph citó el crucero por el río Mekong desde Siem Reap en Camboya a Ho Chi Minh City como uno de los cinco mejores cruceros por el río en Asia.
Río Mekong Vietnam Camboya
Río Mekong Vietnam Camboya
En la página web - Telegraph dijo que los cruceros Mekong ofrecen una ventana a antiguas tradiciones y culturas contrastantes del Lejano Oriente.


El río Mekong ha sido de importancia cultural, política y ecológica de vital importancia para el Sudeste de Asia durante siglos. El aumento en las mesetas tibetanas de la provincia de Yunnan de China, negocia la densa selva tropical, llanuras y campos de arroz, pueblos pesqueros y los mercados flotantes, antiguos templos y santuarios de Vietnam y Camboya.


Vista general del río Mekong
Vista general del río Mekong

El costo de un crucero por el río de ocho días desde Siem Reap en Camboya a Ho Chi Minh City en Vietnam es de alrededor de £ 1,436 por persona, excluidos los vuelos, con salida en junio de 2015.


Completando los cinco primeros lista son canal Ganges (India), Yangtze (China), Irrawaddy (Myanmar), y una gira de Delhi a Calcuta (India).

Río Mekong Vietnam
Río Mekong Vietnam
Río Mekong Camboya
Río Mekong Camboya
Río Mekong Vietnam
Río Mekong Vietnam

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More